Productos con feromonas

Nos acercamos a un hombre y, al instante, algo nos calienta por dentro. No es una casualidad del amor, son la feromonas. Nuestro olfato no sólo permite percibir olores, también tiene un sentido sexual y animal, es decir, nos hace sentir atraídos por otras personas, provocándonos una especie de amor al primer olfato. ¿Cómo funcionan las feromonas?  Según estos estudios la presencia de feromonas hace que aumente el cortisol,  lo que provoca ciertos cambios en el sistema nervioso simpático. Lo mismo sucede al percibir el estrátetraenol y androestenona,  dos feromonas generadas por ciertas zonas del cuerpo humano y desarrolladas en ciertos perfumes de forma sintética para producir esa respuesta sexual, comunicativa y de atracción.

De esta manera se desarrolla de forma artificial el aumento del deseo y compatibilidad sexual entre dos personas para provocar esa respuesta mediante el órgano olfativo. El impacto de estas feromonas influye directamente y al parecer, el ser humano las percibe e interpreta de forma inconsciente. Estas sustancias químicas actúan de forma inconsciente a través del olfato disparando la atracción sexual del otro.

De esta manera se han incluido de forma artificial esas feromonas presentes normalmente en el sudor de las personas y ahora desarrolladas en agradables fragancias.

Con la rutina diaria eliminamos nuestras feromonas naturales en cada ducha e incluso al aplicar los desodorante inmediatamente estamos cerrando nuestros poros impidiendo la salida de las mismas no todos producimos la misma cantidad de feromonas y normalmente se generan en muy pequeñas cantidades y que solamente actúan durante un corto periodo de tiempo de ahí la necesidad de prolongar está duración, en forma de fragancia.

Mostrando 1–9 de 36 resultados